Opiniones | Opinions | Editoriales | Editorials

El costo oculto de los productos SDS

 
Picture of System Administrator
El costo oculto de los productos SDS
by System Administrator - Wednesday, 11 November 2015, 6:53 PM
Group Colaboradores y Partners

El costo oculto de los productos SDS

por Scott Sinclair

Aunque los productos de almacenamiento definido por software son elogiados por su rentabilidad y flexibilidad, existen costos ocultos para TI.

¿Dónde reside la mayoría del valor en una matriz de almacenamiento empresarial típica? ¿Es el software, el hardware o ambos?

Con toda la atención y expectación en torno al almacenamiento definido por software (SDS), últimamente, la industria parece estar inclinándose en la dirección del software. El ruido no solo proviene de pequeñas nuevas empresas de almacenamiento. EMC, HP e IBM, solo por nombrar unos pocos, están todas ofreciendo productos de SDS. 

A pesar de la confusión en torno a la tecnología SDS, muchas organizaciones probablemente añadirán productos SDS a su lista de iniciativas futuras de almacenamiento, apostando por las promesas de SDS, todas las cuales se ven atractivas:

  • Flexibilidad de hardware: Separar el software de almacenamiento del hardware permite a las organizaciones una mayor elección en el tipo de hardware que despliegan y cuándo lo despliegan.
  • Acceso a tecnologías de hardware más nuevas antes: Esta flexibilidad permite que una más rápida o mayor capacidad de almacenamiento sea integrada tan pronto como el hardware está disponible, en lugar de tener que esperar que una nueva matriz sea lanzada cuatro o cinco años más tarde.
  • Gestión simplificada de licencias: No hay necesidad de comprar licencias de software de almacenamiento nuevas o actualizadas al adquirir la siguiente generación de hardware.
  • Soporte para múltiples generaciones: La capacidad de integrar múltiples revisiones de hardware durante la vida útil del sistema. Esto permite a las organizaciones actualizar de forma incremental el hardware con los datos incorporados, lo que elimina las actualizaciones repentinas.

Sin embargo, hay un costo potencialmente oculto relacionado con SDS del cual pocos en la industria están hablando. La mezcla y combinación de hardware hecha posible gracias a SDS pueden cambiar el costo –o el riesgo– de integrar el software y el hardware para el usuario final.

Aunque a muchos les gusta usar el término "hardware comercial”, en realidad no hay tal cosa. Pasé una parte de mi carrera como ingeniero de almacenamiento, y todavía tengo pesadillas de la transición de U160 a U320 SCSI. Recuerdo trabajar largas horas en un laboratorio con conjuntos de unidades de discos duros presumiblemente comerciales SCSI, cada uno creando una interacción única en el bus SCSI. Unidades del proveedor A funcionarían bien. Unidades del proveedor B funcionarían bien. Sin embargo, si las unidades del proveedor A y B estaban juntas, todo el sistema se caería. Los resultados podrían variar en función del firmware del controlador, los fabricantes de discos y las revisiones de firmware de la unidad. Después de meses de ingeniería detallada y análisis de pruebas, seríamos capaces de liberar un sistema calificado y validado que funcionó.

Los tiempos y las tecnologías han cambiado hasta cierto punto, y algunos pueden argumentar que los estándares de las unidades han mejorado. Pero yo diría que las nuevas tecnologías de hardware, como la de estado sólido, están evolucionando cada día. La conclusión es que si extendemos la idea de la abstracción del software de almacenamiento al máximo, debería ser capaz de trabajar con cualquier hardware. Si vemos eso como verdaderamente deseable para los despliegues de SDS, el número de posibles combinaciones de tecnología en un sistema durante la vida del software podría llegar a ser interminable. En este escenario, la responsabilidad –y el costo– para validar e integrar nuevas tecnologías de hardware caerá principalmente en TI.

Las organizaciones que están evaluando productos SDS hoy, a menudo reconocen este desafío y piden opciones de hardware que hayan sido calificadas como una manera de ayudar a mitigar el riesgo. Muchas ofertas de SDS también tienen una opción de aparato para aliviar la preocupación de la integración. Sin embargo, algunos podrían argumentar que esto no es realmente almacenamiento definido por software. Además, los productos SDS que se dirigen a grandes cargas de  trabajo en almacenamiento de repositorios de contenido, tales como almacenamiento de objetos, crean múltiples copias de datos o utilizar la codificación de borrado para mejorar la resiliencia, lo que reduce el riesgo de pérdida de datos en caso de que se despliegue un componente no validado de hardware.

Espero que algunas organizaciones den la bienvenida a la oportunidad de desplegar tecnología de almacenamiento como software. Estas organizaciones pueden ser suficientemente grandes para soportar sus propios esfuerzos de calificación y procurar suficiente hardware donde la escala podría justificar la implementación de componentes calificados que no son de fabricantes. Para estos despliegues, la tecnología SDS como una implementación solo de software puede tener un tremendo sentido.

Las organizaciones tendrán que tomar una decisión basada en lo que es mejor para su negocio. Como se ha señalado, los jugadores de SDS están reconociendo este desafío y respondiendo con la entrega de aparatos o proveyendo listas de componentes certificados. Al elegir un producto SDS, es fundamental evaluar si el proveedor puede ofrecer realmente los beneficios de SDS, ya sea que se entregue como software o como hardware.

915 words