Novedades del sitio

10 formas en que los CIO pueden prepararse para la Internet de las Cosas

 
Picture of System Administrator
10 formas en que los CIO pueden prepararse para la Internet de las Cosas
by System Administrator - Friday, 31 October 2014, 3:04 PM
Group Colaboradores y Partners

10 formas en que los CIO pueden prepararse para la Internet de las Cosas

por Harvey Koeppel

Una vez más, nuestro mundo tecnológico ha abierto su figurativa boca y ha metido en ella su proverbial pie. ¿"Internet de las cosas”? ¿En serio? ¿Vamos a ir con eso? Supongo que, en cierta medida, hay una cierta coherencia semántica funcionando aquí, ya que la Internet de las Cosas  está tan estrechamente relacionada con la "nube" –un nombre aún peor para una nueva tecnología, aunque “big data" también está por allí . ¿Qué tienen en común los nombres de estas tecnologías significativas? Entre otras cosas, la forma en que los nombramos ofusca su significado, hace la adopción más compleja y, sobre todo, centra nuestra conversación en su definición, más que en las increíbles oportunidades de creación de valor que potencialmente desatan. Pero, ay mis buenos lectores, no desesperen –para ayudarnos a comunicarnos mejor con respecto a la Internet de las Cosas, hemos creado un acrónimo menos significativo aún: "IoT".

Pregunte a cualquier no aficionado a la tecnología si sabe lo que significa IoT y lo más probable es que la respuesta sea: "¿Dejaste fuera una ‘d’, una ‘i’ y una ‘a’ allí?" Luego explíquele que es un acrónimo para la Internet de las cosas y seguramente oirá: "¿Hay alguna app para eso?".

¿Qué es una cosa?

El diccionario en línea Merriam-Webster define "cosa" como sigue:

sustantivo: cosa

: un objeto cuyo nombre no es conocido o declarado

: un objeto, animal, calidad, etc., de cualquier tipo

: un determinado evento, ocurrencia o situación

Ejemplos:

    1. ¿Qué es esa cosa en el suelo?
    2. Él es bueno haciendo cosas de arcilla.
    3. Mi médico me dijo que evitara cosas grasosas como las donas y papas fritas.

¿Realmente estamos hablando de conectar donas y papas fritas a la internet? Tal vez.

Mirando más allá, Wikipedia nos dice:

"... la Cosa (conocida como la Mole en América Latina) es un personaje ficticio, un superhéroe que aparece en los cómics publicados por Marvel Comics. Él es un miembro fundador de los Cuatro Fantásticos. Su reconocida apariencia  rocosa color naranja, su sentido del humor, sus ojos azules y su famoso grito de guerra, ‘¡Es la hora de pelear!’ le hacen un personaje de cómic muy reconocible. La forma de hablar de la Cosa (Mole) se ​​basa libremente en las de Jimmy Durante”.

¿Implica esto que nosotros también deberíamos estar discutiendo la Internet de los Super Héroes (IoSHs)? Tal vez sea así –por favor siga leyendo.

La tercera ola de Internet

Un informe reciente de Goldman Sachs titulado “Cartilla de IoT, la Internet de las Cosas: Dando sentido a la próxima mega tendencia", describe la IoT como la tercera ola en el desarrollo de Internet. El reporte caracterizó a la década de 1990 como la "ola de Internet fija" que conectó a más de mil millones de usuarios; los principios de los 2000 se designan como la "ola de Internet móvil" que conectó un adicional de dos mil millones de usuarios a través de sus dispositivos móviles.

Goldman Sachs afirma audazmente: "La IoT tiene el potencial de conectar 10 veces tantas (28 mil millones) 'cosas' a Internet para el año 2020, que van desde pulseras a coches”. No está claro si los ejemplos específicos elegidos tenían la intención de aumentar la precisión de la predicción, ya que ya existen las pulseras y los coches –y lo han hecho durante algún tiempo– conectados a Internet (o a la nube, si lo prefiere). También, tenga en cuenta que tanto las pulseras, como los coches generan grandes volúmenes de datos (big data).

Además del enorme aumento previsto en el número de personas y dispositivos conectados, están surgiendo las oportunidades correspondientes dentro de mercados nuevos y existentes. Un artículo publicado el mes pasado por McKinsey presentó las siguientes métricas en lo que respecta a la tecno-destreza del coche conectado de hoy:

  • 20 PCs: potencia de procesamiento combinada equivalente a lo que se está ejecutando dentro del coche conectado
  • 100 millones: número de líneas de código de programación que se ejecutan dentro del coche conectado
  • 25 gigabytes: cantidad de datos generados por hora por el coche conectado

Si bien estas cifras son impresionantes, McKinsey predice que el valor del mercado mundial de componentes y servicios de conectividad automotriz crecerá de su nivel actual de 40 mil millones de dólares en más de cinco veces, a 225 millones, para el 2020.

Es importante destacar que, mientras que la industria automotriz ha crecido tradicionalmente a través de los avances tecnológicos que vienen desde dentro, los indicadores tempranos muestran que gran parte del crecimiento quintuplicado puede provenir de compañías de software y telecomunicaciones fuera del sector automotriz, lo que podría representar tanto amenazas competitivas significativas para los fabricantes de automóviles establecidos, como la creación de oportunidades para los proveedores de componentes de conectividad, comunicaciones y servicios.

Adopción de tecnología, privacidad, seguridad: Las batallas se encienden

McKinsey entrevistó a dos mil compradores de autos nuevos de Brasil, China, Alemania y los EE.UU. Algunas ideas clave del estudio incluyen:

  • 13% de los compradores ni siquiera consideraría la compra de un vehículo nuevo sin conexión a internet
  • 25% de los compradores prioriza la conectividad sobre características más tradicionales de automóviles, como la potencia, la eficiencia de combustible, etc.
  • 37% de los compradores no consideraría la compra de un coche conectado debido a preocupaciones sobre privacidad.
  • 54% de los compradores no consideraría la compra de un coche conectado por temor a que los sistemas críticos, por ejemplo, los frenos, pudieran ser manipulados externamente si está conectado a internet.

La dinámica de esta fricción aparentemente interminable entre los avances tecnológicos y la adopción cultural fue probablemente mejor descrita por Marshall McLuhan en su legendario trabajo de 1964, “Comprendiendo a los medios: Las extensiones del hombre, Capítulo 1: El medio es el mensaje", donde escribe:

"En una cultura como la nuestra, siempre acostumbrada a separar y dividir todas las cosas como un medio de control, a veces es una especie de choque cuando se nos recuerda que, en los hechos operativos y prácticos, el medio es el mensaje. Esto no es más que decir que las consecuencias personales y sociales de cualquier medio –es decir, de cualquier extensión de nosotros mismos– son resultado de la nueva escala que se introduce en nuestros asuntos por cada extensión de nosotros mismos, o por cualquier nueva tecnología”.

OK, así que regresando a los súper héroes y la definición de las cosas, ¿es un coche de una cosa? ¿Es un teléfono inteligente en un coche conectado una cosa? Si saco mi teléfono inteligente de mi coche conectado, ¿es lo mismo o algo diferente? ¿Es el sistema de frenos en el coche una cosa? ¿Qué pasa con la cámara de respaldo, el controlador de telemática y el sistema de monitoreo de presión de los neumáticos? ¿Son cosas? ¿Es un coche realmente una cosa que se compone de cosas, cada una de los cuales puede estar compuesta por otras cosas, y así sucesivamente?

Guía de supervivencia de 10 pasos para la IoT

Caramba. ¿Qué van a hacer los ejecutivos de TI? Como siempre, hay algunas maneras prácticas para que los directores de TI pongan sus corazones y sus mentes alrededor de la IoT y para  preparar a sus empresas para mantenerse y prosperar en la tercera ola de Internet:

  • Piense en las tres olas de Internet como: (1) hacer que la gente sea mucho más productiva; (2) hacer que mucha más gente sea mucho más productiva; y (3) hacer que las cosas y la gente sean órdenes de magnitud más productivos.

  • Caracterice a las personas y los tipos de cosas que existen dentro de su entorno físico y lógico (cliente a libro mayor, cadena de suministro de extremo a extremo).

  • Imagine los tipos de sensores que podrían ser conectados a las cosas o a las personasque ya están siendo o podrían ser desplegados en todo su entorno, ya sea dentro de automotriz, cuidado de la salud, servicios financieros, manufactura o cualquier otro sector de la industria.

  • Considere quién construye, posee, opera y mantiene los componentes de los sensores y piense en posibles amenazas competitivas de estos proveedores hacia su empresa y/o su industria.

  • Considere quién construye, posee, opera y mantiene las "tuberías" (lógicas, virtuales y/o físicas) a través de las cuales los datos basados ​​en sensores fluirían y considere posibles amenazas de  competencia de estos proveedores hacia su empresa y/o su industria.

  • Prevea nuevos productos, servicios y mercados que podrían ser creados mediante la implementación de cosas habilitadas con sensores dentro de su entorno y cuál podría ser el valor económico de estos avances para su empresa.

  • Caracterice los tipos de datos que podrían ser generados por la red de sensores que usted imagina para su empresa y/o industria.

  • El alcance del volumen de datos que podría generarse a través de la red y qué sería necesario para almacenar, recuperar y analizar los datos que harían las cosas más eficientes o entregarían nuevas experiencias a sus clientes y/o valor a sus grupos de interés.

  • Trabaje con sus socios de negocio internos y externos para imaginar un conjunto innovador de productos y servicios habilitados para la IoT, el costo de seguir adelante con esa visión y el costo de no seguir adelante con esa visión.

  • Trabaje con sus socios de negocios para construir un caso de negocios, una estructura de gobierno y una hoja de ruta estratégica para guiar los esfuerzos de sus empresas a lo largo del camino, indudablemente lleno de baches, que por ahora vamos a humildemente a conceder  llamar la Internet de las Cosas.

Link: http://searchdatacenter.techtarget.com

Artículos relacionados: