Opiniones | Opinions | Editoriales | Editorials

Entre lo Hipócrita y lo Hipocrático

 
Picture of System Administrator
Entre lo Hipócrita y lo Hipocrático
by System Administrator - Monday, 9 March 2015, 11:57 PM
Colaboradores y Partners

Entre lo Hipócrita y lo Hipocrático

por Gustavo Tejera, 27/8/2010

Juramento Hipocrático: "Juro por Apolo el Médico y Esculapio por Hygeia y Panacea y por todos los dioses y diosas, poniéndolos de jueces, que éste mi juramento será cumplido hasta donde tengo poder y discernimiento. A aquel quien me enseñó este arte, le estimaré lo mismo que a mis padres; él participará de mi mantenimiento y si lo desea participará de mis bienes. Consideraré su descendencia como mis hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles nada, si ellos desean aprenderlo. Instruiré por concepto, por discurso y en todas las otras formas, a mis hijos, a los hijos del que me enseñó a mí y a los discípulos unidos por juramento y estipulación, de acuerdo con la ley médica, y no a otras personas. Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del prejuicio y el terror. A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. De la misma manera, no daré a ninguna mujer supositorios destructores; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa. No operaré a nadie por cálculos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica. A cualesquier cosa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, obteniéndome de todo error voluntario y corrupción, y de la lasciva con las mujeres u hombres libres o esclavos. Guardaré silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de ella, oiga o vea en la vida de los hombres que no deban ser público, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda hablar de ellas. Ahora, si cumplo este juramento y no lo quebranto, que los frutos de la vida y el arte sean míos, que sea siempre honrado por todos los hombres y que lo contrario me ocurra si lo quebranto y soy perjuro."  

 

En 3 décadas desarrollando herramientas para la gestión sanitaria (y la cadena de valor asociada) hemos interactuado con todos los estamentos de Empresas Privadas, Estado, Paraestatales y Sociedades con y sin fines de lucro. En el proceso hemos conocido personajes nefastos que en los hechos contradicen absolutamente a su discurso "políticamente correcto".

Sin embargo, por más contradicción entre pensamiento y acción, hay raras ocasiones en las que los hechos tienen algún porcentaje de "primer-mundismo". Lamentablemente, somos testigos una y otra vez de la comprobación del "porqué estamos como estamos" y que la verdadera revolución de los valores positivos del poder no pueden ser liderados por quienes son parte del problema.

La tecnología informática aplicada a la producción sanitaria cambia y genera paradigmas cada 6 meses. ¿Cómo asociar esta dinámica con autoridades y cargos público-privados que tienen 20 o 30 años de permanencia y que terminan, siempre, atando el avance de un país a sus tiempos e ignorancias personales?. ¿Qué podemos decir cuando hay conflicto de intereses y jornadas de trabajo solapadas donde servidores públicos trabajan en el área privada tomando decisiones en el mismo escenario?.

Nosotros solamente fabricamos herramientas cuyo foco es el talento humano. Pero esto genera mucho miedo, y siempre se ataca al mensajero, no a los contenidos que propone. En un país donde nos conocemos todos (o casi) el daño moral y económico producto de los ataques "no oficiales" y la falta de oportunidad para legítimas defensas es enorme. ¿Puede existir "paz" cuando se obvian derechos tan básicos para que los efectos colaterales queden fuera de la colectividad de turno?. Algunos le llaman "corporativismo", otros simplemente "mafia" y, en las cámaras y ministerios, "disciplina partidaria".

Como ciudadanos deberíamos tener derecho a defendernos de la calumnia creada por comentarios no oficiales, sin fundamento ni ética. Pero si tenemos buenas ideas y éstas son verdaderamente innovadoras y democráticas, las mismas deberían ser atendidas. Al truncar tiempos y esfuerzos conectados con ideas y sus proyectos asociados, se decapita el potencial beneficio para los Pacientes.

Presidentes y ex-Presidentes del País y sus familiares directos, Ministros, Políticos de todos los colores, Presidentes de Asociaciones de Instituciones Médicas, Funcionarios del Estado y sus Empresas, Médicos Directores de Unidades Ejecutoras, Catedráticos, Autoridades de Sociedades que promueven estándares, Comisiones Directivas, Jefes en Comisiones Honorarias... deberían entender que algún día no serán evaluados sólo por lo que hicieron, sino por lo que dejaron de hacer generando tanto desperdicio de recursos y talento.

Corren tiempos auténticamente involucionantes. No es cierto que la tecnología esté, en general, construyendo valores y beneficios concretos para la humanidad. Estamos consumiendo nuestro planeta convencidos de lo contrario.

Con gran tristeza se observa que en la transición "juramento hipocrático - empresario - político" se pierde la vocación de servicio y la responsabilidad de la actualización profesional. ¿Quién pierde... casi siempre?.

Lo peor y execrable está en los cargos políticos y CEOs de multinacionales que toman decisiones sobre tecnología aplicada al bienestar humano, en los ámbitos privados y públicos. En ambos, estos personajes acostumbran a copiar, bloquear, traicionar, mentir y amenazar en forma explícita o sutil, sin derecho a réplica.

Una vez un director de una importante empresa de software nos invitó a almorzar, pues suponía que podíamos tener ingerencia en la decisión sobre futuras compras financiadas por un organismo internacional. Allí le comentamos de nuestro emprendimiento honorario en el área de la lucha contra el Cáncer. Inmediatamente nos ofreció su apoyo personal, pues su esposa había muerto por esta enfermedad, siendo un tema aparentemente muy sensible para él. Una vez comprobado que no abandonaríamos la objetividad y que poco o nada podíamos hacer, nos negó la ayuda, aludiendo los costos de la misma, y dejó de contestar nuestros mails. ¿Atrocidad social empresarial o personal?.

Aquí va otro ejemplo: Una asociación de Instituciones instaló, en los 90's, una red IP privada que podría haber sido el primer escalón hacia una plataforma de interoperabilidad para autorizaciones y un repositorio común de historia clínica electrónica. Por una sumatoria de eventos que tienen a los mismos personajes detrás, cada Institución obvió esta posibilidad y cada una desarrolló aplicaciones propias, sin estándares consensuados (incluso, a medio camino, una empresa internacional le ofreció un proyecto similar, pero gratuito). Una década y media después, resulta que es necesario solicitarle a un organismo internacional un préstamo de varios millones para implementar una solución común. El director informático del proyecto elegido jamás había estado a cargo de un proyecto en salud, y el director general, constructor responsable de una aplicación informática que usan la mayoría de las Instituciones asociadas, fue siempre uno de los opositores prácticos para el uso de la citada red. ¿Algo más? Claro, ¿el Director Médico del proyecto no tiene emprendimientos relacionados y "amigos" que condicionaron el aval del Estado y algunas adjudicaciones anteriores, en definitiva un aval de todos los habitantes del país?. Lo ridículo es que se intentará construir algo que ya existe, y que cumple los más estrictos estándares internacionales. El pliego de la licitación no tiene desperdicio y, al retrotraernos un poco más, es particularmente interesante cómo fue analizado y aprobado el texto original por el financiador. Casualmente, quienes potencialmente están en ambos lados del mostrador presiden una Sociedad que impulsa el uso de estándares médicos. Son varios los testigos de los insultos entre dichos actores, previo a su cargo actual. Hechos, hechos, hechos... terminan escribiendo una historia que es percibida por el Ciudadano corriente como "más de lo mismo", sin siquiera saber la escala del enorme despilfarro de dinero y oportunidades. Daños colaterales... representantes gremiales, presidentes... "miran para otro lado"... ¿Cómo?.

Pero siempre hay un faro en alguna parte del camino. Se trata de una nueva generación de emprendedores privados y públicos, profesionales vocacionales que utilizan un horizonte que va más allá de su parcela temporal. Éste es un Mundial en el que la gran mayoría ganamos o perdemos sin siquiera saber qué sucede. La decisión para informarse y participar es personal, conectada a valores que hoy se destruyen sistemáticamente para fomentar el consumo inútil y el poder efímero.

Si faltaban colores, el siguiente es otro que debería ser estudiado a fondo. En este país existen herramientas informáticas que el tiempo las ha vuelto casi monopólicas, además de ser propietarias, defendidas por importantes personajes en cargos cruciales para el crecimiento del IT nacional. Es difícil que los mensajeros y los Pacientes no sean las víctimas casi perpetuas de un ciclo pequeño y perverso. Cual si fuera una paradoja completa, países que apuestan a la protección de los valores y cultura regionales compran esta herramienta y auditorías relacionadas ...

¿Hay retorno en todo esto?. Sí lo hay, pero Ud. debe ser valiente para defenderse a sí mismo.

Sabemos que esta situación se puede repetir en otros países, sobre todo en aquellos mal llamados del "tercer mundo". Cada situación y personaje tiene nombres concretos en pequeños o grandes escenarios.

La "era de la información" no resulta ser lo que esperábamos. No se puede, en definitiva, hacer política a través de la tecnología. No queda otra, entonces, que impulsar el desarrollo tecnológico a través de una política auténticamente plural y profesional.

Cualquier herramienta tecnológica que potencie el valor agregado de una persona o comunidad y lo proteja, es foco positivo de atención. No hay acción más loable que aquella que le de alas a los atributos únicos y positivos de cada ser humano, aunque esté en franca contradicción con la fotografía que, como humanidad, nos tomamos aquí y ahora.

Gustavo Tejera.

Copyright 2010 © KW Foundation.

Todos los derechos reservados.

1574 words