Glosario eSalud | eHealth Glossary


Glosario sobre eSalud | eHealth Glossary

Navegue por el glosario usando este índice.

Especial | A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | Ñ | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z | TODAS

Página:  1  2  (Siguiente)
  TODAS

M

Imagen de System Administrator

Majority of Physicians Remain Happy with Career Choice

de System Administrator - sábado, 9 de agosto de 2014, 01:42
 

Majority of Physicians Remain Happy with Career Choice

Of the 1,311 physicians taking our 2014 Great American Physician Survey, Sponsored by Kareo, 8 in 10 said they still like being a physician. Furthermore, given the choice to change history and choose another path, 56 percent said thanks, but no thanks.

Here's more data on the ups and downs of being a physician from this year's survey.

 

Link: http://www.physicianspractice.com


Imagen de System Administrator

Más allá de los genes

de System Administrator - domingo, 15 de febrero de 2015, 21:55
 

Día Mundial contra el Cáncer

 

Ilustración de Elena Águila

Más allá de los genes

Por JOSÉ LUIS DE LA SERNA | Madrid

Hace 21 años El MUNDO tuvo la oportunidad de entrar por primera vez en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York (MSKCC). La visita fue para comprobar cómo estaban preparando allí el embrión de una especialidad nueva que con el tiempo se convertiría en el cimiento sobre el que se construiría el futuro de la lucha contra el cáncer. Hasta entonces, la anatomía patológica de las lesiones malignas se resolvía con microscopio óptico y algo de inmuhistoquímica, pero de los diversos apellidos moleculares que tiene el tumor de un enfermo dado se sabía muy poco, o nada. En MSKCC y en otras grandes instituciones se gestaba entonces el concepto de patología molecular y los más visionarios sugerían que con el tiempo habría que acuñar incluso un nuevo nombre: la patología de sistemas. A día de hoy es casi inconcebible desconocer las características genéticas de la mayoría de los tumores malignos.Visto por un microscopio óptico el cáncer de un determinado enfermo puede ser similar al de otro que esté en la habitación de enfrente. Sin embargo, cuando se profundiza en las moléculas y receptores que expresa cada uno de ellos se pueden observar diferencias marcadas. Algo parecido a lo que ocurre al aproximar la lupa de Google Maps sobre dos ciudades que desde cierta distancia parecen iguales, y luego no lo son. Esas disparidades conforman un pronóstico y un tratamiento como jamás tuvo antes el cáncer.

La presencia del patólogo moderno es un requisito esencial en la oncología del siglo XXI. Se acabaron los tiempos en los que esos especialistas estaban en el sótano del centro hospitalario, casi desconocidos para sus compañeros.

La declaración de Obama hace unos días apoyando el proyecto de Medicina de Precisión en EEUU, que puede ser una revolución científica, está muy relacionada con los genes, y dará sus primeros frutos con el cáncer. Sin embargo, el auténtico concepto de oncología personalizada debe tener en cuenta ciertas características que van más allá del ADN.

La llamada «Patología de Sistemas» tiene muy claro la trascendencia de los genes pero pretende afinar aún más. ¿Es un tumor muy heterogéneo? ¿Hay datos sobre el papel del sistema inmune y su potencial capacidad para controlar la proliferación de células malignas? ¿Está muy vascularizado?

Por otra parte, la medicina personalizada en cáncer no es algo que haya que aplicar únicamente para tratar pacientes con una patología que ya ha producido síntomas. El mayor avance que se tiene frente a la enfermedad maligna es la prevención y el diagnóstico precoz. A la espera de que dentro de unos años los genes alerten de la predisposición real de cada individuo a padecer tumores, ya se puede hacer quimioprevención del cáncer de mama en las mujeres que sean calificadas de alto riesgo, colonoscopias al menos en personas con antecedentes familiares cercanos y tomografías de tórax en fumadores empedernidos salvo que hayan abandonado su adicción 20 años antes. Eso también es hacer oncología personalizada.

Link: http://www.elmundo.es

Imagen de System Administrator

Meaningful Use

de System Administrator - martes, 6 de octubre de 2015, 20:45
 

What is Meaningful Use?

Meaningful Use definition

Meaningful Use is a Medicare and Medicaid program that awards incentives for using certified electronic health records (EHRs) to improve patient care. To achieve Meaningful Use and avoid penalties, providers must follow a set of criteria that serve as a roadmap for effectively using an EHR.

 

Meaningful Use stages

Meaningful Use is implemented in a phased approach over a series of 3 stages:

  • Stage 1: Promotes basic EHR adoption and data gathering

  • Stage 2: Emphasizes care coordination and exchange of patient information

  • Stage 3: Improves healthcare outcomes

 

Link: http://www.practicefusion.com

Imagen de System Administrator

Meaningful Use and Medical Assistants: What Does this Mean for their Career?

de System Administrator - lunes, 11 de agosto de 2014, 16:46
 

Meaningful Use and Medical Assistants: What Does this Mean for their Career?

by Nancy Gabl

As physicians strive to align their practices with the conditions of the required meaningful use stages this year and continue to be involved in healthcare reform and all it entails, they find themselves reaching out for help in regards to workflow issues. The answer: proper utilization of medical assistants.

What is it in the medical assistant’s training that allows them to be the perfect contribution within the team of the physician’s office? It is their interdisciplinary role that enables them to fulfill not only the needs of the physician, but the patients’ needs as well. The medical assistant has been trained to run the front and back office, work on insurance claims, coding, schedule appointments and procedures, give medications, assist with procedures, meet with pharmacy representatives, take patient histories, vital signs and do medication refills. Phlebotomy and EKG are also an advantage. Their training allows work side by side with the physician every day, allowing them the opportunity to meet the physician’s every need.

Meaningful Use, along with ICD 10, and EHR has definitely challenged our abilities to adapt to change. This ongoing building block of healthcare reform has us all spinning, learning new information and documentation regarding meeting the needs of our number one goal — quality patient care. It is so easy to lose sight of the purpose of these changes when we are struggling with so many advances and changes that are evolving around us so quickly. The answer to quality improvement lies with the medical assistant who can assist all physicians in all areas of their operations and allow for a smoother cost effective workflow. Keep it simple, it is right there in front of you. These allied health professionals will move you into the new prototype of patient care and will be your assistant in every area of your practice. The medical assistant will allow you the capacity to focus on your patients and the ability to have a life outside your practice.

Download this White Paper to find out how proper utilization of medical assistants can ease this burden and maximize reimbursements!

Link: http://www.physicianspractice.com

Imagen de System Administrator

Meaningful Use Flexibility Drove EHR Replacement Increase

de System Administrator - jueves, 17 de septiembre de 2015, 21:35
 

Meaningful Use Flexibility Drove EHR Replacement Increase

By Kyle Murphy, PhD

The inability to obtain a 2014 Edition certified EHR technology (CEHRT) to satisfy meaningful use requirements for the most recent program year led to an increase in the number of eligible professionals (EPs) and hospitals (EHs) opting for EHR replacement systems, according to data from the Office of the National Coordinator for Health Information Technology.

ONC Public Health Analyst Dustin Charles provided the Health IT Policy Committee with a data update on the ability of eligible providers were capable of using their current EHR vendors to transition to 2014 CEHRT and the approach these providers took to updating their EHR systems to appropriate 2014 Edition before the deadline for their reporting period.

As the findings reveal, the decision by the Centers for Medicare & Medicaid Services (CMS) to publish the meaningful use flexibility rule in 2014 increased the likelihood that providers could obtain 2014 CEHRT from their current EHR vendors.

Between October 2013 and July 2014, the percentage of EHs capable of updating their EHR systems to 2014 CEHRT jumped from 90 percent to 98 percent, respectively.

 

The increase was more sizeable for EPs. Between January 2014 and December 2014, the percentage of these providers that could update their EHR systems to 2014 CEHRT increased by 17 percent. According to Charles, this did not come as a surprise to ONC.

 

“This is not unreasonable,” he told the advisory committee. “The EP market is much larger. There are hundreds of thousands of EPs and also the vendor base is much more diverse, with nearly 600 vendors for EPs compared to maybe 150 for the hospitals.”

What did come as a surprise, however, was the percentage of eligible providers opting to implement EHR products from different EHR vendors in order to meet meaningful use reporting requirements established by the flexibility rule.

As many as 20 percent and 18 percent of EHs and EPs, respectively, choosing the meaningful use flexibility rule actually had 2014 CERHT in place already. Another 67 percent and 63 percent of EHs and EPs, respectively, chose to update products from the same EHR vendors. Those figures put the percentage of EHs and EPs able to stay with the same EHR vendors at 96 percent 89 percent, respectively.

The remainder opted to obtain products from new EHR vendors. “This is a little bit higher than we predicted previously,” said Charles in reference to earlier data showing the obtainability of 2014 CEHRT.

 

What’s more, a review of EHR systems used by eligible providers to attest to meaningful use over the past few years shows a growing trend toward EHR replacement, especially among EPs. For these providers, the percentage choosing to change all EHR vendors jumped from 2 percent in 2013 to 8 percent in 2014. Similarly, the percentage choosing to change at least one EHR vendor increased from 3 percent to 8 percent during that same period of time.

EHR vendor changes for EHs also took place during that time. In 2014, 4 percent of EHs changed all vendors as compared to 0 percent in 2013. More sizeable was the percentage increase of EHs changing at least one EHR vendor, which skyrocketed from 10 percent in 2013 to 36 percent in 2014.

It appears that the faith of eligible providers in their EHR vendors wavered over the past year and motivated EPs and EHs to look elsewhere for solutions to meeting meaningful use in 2014.

Tagged:     

Related Resources

Imagen de System Administrator

Medicina Defensiva

de System Administrator - lunes, 11 de agosto de 2014, 17:24
 

La medicina defensiva: cómo los médicos evitan las demandas

Ana I. Gracia

No hay nada que más alarme a un médico que la citación a un juzgado por la demanda de un paciente. Las demandas por mala praxis a los médicos se han multiplicado por cuatro en la última década. El paciente ya es consciente de que puede denunciar si no está contento con el resultado. Es ése el momento en el que la práctica médica se altera. El médico, para defenderse, ha optado por ejercer una medicina defensiva: ésa que protege ante un eventual reclamo futuro del paciente.

Los enfermos reclaman una atención más humanizada y los especialistas se quejan de falta de tiempo y recursos. Cuando un resultado no es el esperado, la gente siente la necesidad y el derecho de reclamar. La ‘Industria del Juicio’ en el campo sanitario, lejos de disminuir, avanza a un ritmo vertiginoso que no sirve para nada más que para asfixiar la moral y la economía del sistema de salud del país.

En España se contabilizan 50.000 denuncias por negligencias médicas al año, según los datos que maneja la Defensoría del Paciente. Un 60% más que hace 10 años. Carmen Flores, su presidenta, asegura que este aluvión de denuncias llega una vez que el paciente ha tomado conciencia de que, por derecho, puede reclamar en el ámbito sanitario, un asunto antes impensable. “Falta mucha comunicación y que asuman su responsabilidad cuando ocurre un error. Todos sabemos que la medicina no es una ciencia exacta, pero no hay dinero que pague una negligencia que, muchas veces, resulta ser mortal”, explica Flores.

Una vez puesta la demanda, se inicia una lucha entre el médico en cuestión, el paciente, las circunstancias que dieron lugar a la queja y los documentos que apoyan las pretensiones de quien las presenta. Un duro camino que los profesionales intentan evitar a través de la medicina defensiva. Si pierde la demanda, se cuestiona la propia capacidad profesional y la integridad personal del especialista se destroza.

Es complicado evaluar la extensión de la medicina defensiva y sus costes agregados. Aunque no haya datos, los médicos aseguran que se ven obligados a hacer seguimientos innecesariamente al paciente e inician estudios complementarios no justificados para enfrentarse a un supuesto futuro juicio. Ya ven a sus pacientes como enemigos, y son los propios médicos los que alertan del abuso de la medicina defensiva precisamente para evitar potenciales conflictos.

La medicina defensiva dista todavía más al médico del paciente. Por eso JerónimoFernández Torrente, vicesecretario de la Organización Médico Colegial (OMC) propone que los médicos lleven al a práctica acciones que permitan renovar en sus consultas la esencia de la medicina humanista y restaure la relación con el paciente. Es lo que se denomina “medicina asertiva”, donde la comunicación entre paciente y médico sea el epicentro entre ambos. “Supone reconocer el derecho de todos los involucrados, así como las asimetrías diversas entre los actores”.

Falta comunicación entre médico y paciente

El reconocimiento y el respeto de los derechos de os pacientes es un componente obligado de una medicina asertiva. Sólo en este marco (de respeto y ejercicio de los derechos) se podrá realizar el principio de autonomía, bajo el cual el paciente asume la toma de decisiones de acuerdo a sus propios intereses y valores. “Porque deben entender que los médicos no hacen milagros y que también se equivocan, aunque no quieran”, explica Marciano Sánchez-Baile, portavoz de la Federación de asociaciones para la defensa de la sanidad pública.

Fernández Torrente explica que la medicina asertiva exige prestar la debida atención a los aspectos verbales y no verbales, conscientes y no conscientes, explícitos e implícitos, que conforman el entramado de la comunicación entre las dos personas. “Todos somos responsables de este tipo de prácticas, y cada uno debe asumir su parte de culpa, incluida la administración pública, que deja que los médicos ejerzan sin los recursos suficientes su trabajo”.

Tampoco existe medicina asertiva al margen del reconocimiento y respeto de los derechos del médico por parte de los usuarios, instituciones y autoridades sanitarias. Por eso los expertos coinciden en que no sólo hay que educar a médicos y pacientes, sino que es necesario reflexionar “acerca de una nueva deontología médica en el marco de las actuales condiciones de avance científico-tecnológico, organización de los servicios asistenciales y modalidades del trabajo médico”, concluye el vicepresidente de la OMC.

Todos se ponen de acuerdo: el abuso de la medicina defensiva debe ser discutida urgentemente por todas las entidades que agrupan a los profesionales de la salud (incluida administración) para que, de una vez por todas, se salga de esta encrucijada que asfixia tanto a médicos como a pacientes.

Link: http://www.elconfidencial.com

 Ética y Medicina Defensiva

Dr. Raymundo Paredes 

 Introducción 

En múltiples artículos, textos y conferencias de los últimos años en varias partes del mundo, se menciona el incremento en las quejas por mala práctica médica, las que han dado lugar a demandas con la consecuencia moral y económica al implicado, quien ha visto disminuido su prestigio e ingresos y en no pocas ocasiones lo orillan a retirarse del ejercicio de la profesión.1, 2, 3 
Como resultado el médico selecciona sus casos y rechaza o refiere a los que considera de riesgo, solicita múltiples estudios, -frecuentemente innecesarios- para evitar reclamos por omisión o falta de evidencias para su diagnóstico y tratamiento; realiza intervenciones quirúrgicas innecesarias o deja de hacer otras que si lo son, para evitar quejas de sus pacientes y no verse involucrado en una demanda. Demandas y juicios que son la principal causa del proceder defensivo del médico, de hecho podría considerarse que de no existir estas, no habría medicina defensiva. Las compañías de seguros crearon los seguros de protección médica –responsabilidad profesional- con aumentos progresivos en la prima. Todo esto ha ocasionado el encarecimiento de la medicina y forma parte de lo que se ha llamado Medicina Defensiva. 4,5 

Tancredi en 1978 hace referencia a la Medicina Defensiva como el empleo de procedimientos diagnóstico-terapéuticos con el propósito explícito de evitar demandas por mala práctica. En una publicación previa la definimos como: “Cambios en la práctica del médico para defenderse de controversias y demandas por juicios en su ejercicio profesional”. 1,6 

En este concepto esta implícita la ética médica; el médico o la institución que actúa de manera defensiva, en contra de los intereses de sus enfermos o limitando sus derechos, esta faltando a la ética. 

Las causas del proceder defensivo del médico son múltiples, analizare algunas de ellas, su efecto sobre la ética del ejercicio médico y al final propondré alternativas y recomendaciones para evitarlo. 

Causas

  • Falta de responsabilidad del médico.
  • Proliferación de escuelas y facultades de medicina.
  • Avances en tecnología, comunicación e informática.
  • Situación económica.
  • Medicina institucional y administrada.

Falta de responsabilidad del médico. 

Ante la posibilidad de queja o demanda por parte del paciente, el médico evita tomar la decisión de ciertos tratamientos médicos o procedimientos quirúrgicos, en el mejor de los casos consulta otros médicos, o si trabaja en un hospital somete el caso al comité correspondiente, en ocasiones lo deriva o rechaza. Esta actitud, algunos médicos la justifican por el progreso de la medicina en los últimos 50 años, que los ha rebasado1 , otros a la presión del paciente y sus familiares que exigen o rechazan tratamientos en base a información y la apreciación que tienen del médico como prestador de servicios -a su servicio- mas que como un aliado en la búsqueda de la salud y bienestar del enfermo. 7 

En esta situación el médico puede adoptar conductas defensivas anti-éticas por falta de responsabilidad (negligancia), de capacidad y conocimientos (impericia), falta de habilidad para establecer empatía y una buena relación médico-paciente que le permitan lograr la participación de su enfermo y compartir con el las decisiones. Desde luego esto no justifica el proceder defensivo, pero ante la mala preparación con que egresa de la licenciatura, las pocas oportunidades y el poco interés de actualizarse, su desempeño es inadecuado, con aplicación superficial de procedimientos clínicos y en ocasiones exceso de confianza, que lo hace invadir campos de la medicina que no domina (imprudencia). 

Proliferación de escuelas y facultades de medicina. 

Por otro lado el desempeño del médico y la calidad de la medicina, en general, se han visto afectados también por el incremento desmedido de las escuelas y facultades de medicina2, un buen número de ellas “forman” médicos con serias deficiencias que se reflejan -en primera instancia- en su incapacidad para aprobar el examen de selección para aspirantes a cursar residencias de especialización médica, -que es el modelo aceptado por las instituciones, los médicos y la sociedad de nuestro país- y posteriormente en su desempeño. Al ser rechazados y ver frustrada su aspiración de especializarse, se dedican a actividades ajenas a lo que estudiaron o ejercen la medicina general en forma privada en un consultorio, sólo, o en alguna de las “clínicas particulares” de la periferia de las grandes ciudades del país o en poblados pequeños del interior, con las limitaciones y riesgos que esto conlleva y que eventualmente los puede conducir al ejercicio médico alejado de los principios de la ética y a la medicina defensiva. 8,9,10,11 

Avances en tecnología, comunicación e informática. 

Otro aspecto a considerar, es el desarrollo de la tecnología médica, la electrónica y las comunicaciones, que permiten a los enfermos y sus familiares tener acceso a la información rápida y actualizada de su padecimiento, que pudiera ser en ocasiones más reciente que la de su médico, - si bien, superficial y en algunos casos con sesgo -, situación que ha modificado la relación médico-paciente3 al permitirle no solo participar sino también presionar en las decisiones diagnóstico-terapéuticas, cuestionarlas, aceptarlas o rechazarlas. El paciente demanda, atención y resultados favorables inmediatos y no acepta dudas o errores, exige ciertos estudios y tratamientos, si el médico no accede, busca quien se los proporcione, actitud que de alguna manera, contribuye al comportamiento inadecuado del médico, ya que cuando éste no tiene preparación sólida y principios éticos firmes depende y emplea los recursos tecnológicos con mayor frecuencia de lo necesario, aun sin conocer la indicación precisa y los riesgos. Utiliza poco la clínica y el trabajo intelectual para elaborar diagnósticos y prescripciones. 12,13,14 

Situación económica. 

El deterioro en la economía de los individuos y del país ocasionado por las devaluaciones recurrentes de los últimos 30 años y agudizada en los 15 más recientes, afecta al grupo médico y a la población general por igual; situación que se agrava si consideramos que en México hay aproximadamente 225,000 médicos4 de los cuales solamente alrededor de 100 mil ejercen la medicina general o especializada en instituciones públicas o privadas, el resto lo componen los que se dedican a actividades distintas a la medicina y los que trabaja por su cuenta atendiendo enfermos de todas las edades y cualquier padecimiento, en condiciones inadecuadas tanto por los recursos de que disponen como por la deficiente preparación, -como se mencionó previamente- que los coloca en desventaja y con riesgo alto para actuar fuera de los principios éticos en ocasiones defensivos al prescribir o indicar exámenes y procedimientos quirúrgicos no justificados o realizarlos sin capacidad para llevarlos a cabo, por la necesidad de ingresos para cubrir sus gastos y sostener a su familia. Este proceder lo comparten tanto el médico general como el especialista a cualquier nivel, pero como veremos adelante tiene menos riesgo el mejor preparado. 

Medicina administrada e institucional. 

La medicina administrada (HMO’s en USA e ISES en México), tiene aspectos que no se apegan a la ética: seleccionan afiliados y rechazan enfermos portadores de padecimientos crónico-degenerativos o de edad avanzada; también imponen condiciones que “obligan” a sus médicos contratados a actuar fuera de los principios de la ética; a saber: limitación para interconsultas, exámenes de laboratorio y gabinete e internamientos, todo esto en detrimento de los derechos de los pacientes y del propio médico.15.16,17 

El médico que oculta al paciente la necesidad de un medicamento, la opinión del especialista o de una intervención quirúrgica por la presión del empleador y la necesidad de conservar su trabajo, se cubre tanto de su patrón como del paciente y cae en actitudes ambigüas no éticas y defensivas. 

Algo semejante ocurre en las instituciones del sector salud, los hospitales, (sus directivos, administradores y en ocasiones el personal médico y paramédico) faltan a la ética cuando difieren la consulta o la intervención quirúrgica que el paciente requiere por carencia de medicamentos, material, equipo o personal, ocultan la indicación minimizando el problema, lo que ocasiona malestar, inconformidad y queja o demanda (daño moral). Cuando el médico es involucrado por una situación de este tipo, cae en actitudes anti-éticas y defensivas para preservar su trabajo y en ocasiones su prestigio. 

Medicina Defensiva y Ética del Ejercicio médico. 

Ante esta situación que modifica la práctica médica, es necesario plantearnos la pregunta.
¿Es ética la Medicina Defensiva?.
La respuesta inmediata es no

La medicina defensiva es destructiva

Deteriora la relación médico-paciente, propicia la pérdida de la confianza entre ellos y si llega a queja formal o demanda, ocasiona pérdida de la confianza del médico en sí mismo y favorece posteriormente su proceder defensivo. 18 

La medicina defensiva no es ética, ni es sólo el médico el único responsable de su existencia; si consideramos que el médico se auto-protege al solicitar exámenes, prescribir medicamentos o realizar procedimientos quirúrgicos para evitarse problemas, concluimos que se trata de un proceder inadecuado y es consecuencia de su historia personal, tanto de su preparación deficiente o no actualizada como de su inadecuada formación ética y moral en el seno familiar, su medio social y en la escuela. 

Si durante el estudio del enfermo el médico recurre a exámenes de laboratorio y gabinete en exceso, invasivos o costosos, para evitarse quejas o demandas, incurre en actitudes defensivas que dañan a la persona y a su economía (gastos de bolsillo –en ocasiones catastróficos- no contemplados). Si indica o realiza intervenciones quirúrgicas no justificadas y lo que es peor, si las realiza con fines de lucro, y sin fundamento, constituyen no sólo faltas a la ética médica, sino verdaderos actos criminales. 19 

El médico no es el único culpable, si tomamos en cuenta que son las escuelas de medicina, sus programas, los profesores y las instituciones de salud los primeros implicados en la preparación del médico, tanto en su formación básica como en el posgrado, ahí podríamos ubicar el primer co-responsable de esta forma de actuar del médico. 

En la consulta de pacientes ambulatorios son poco frecuentes las quejas tanto a nivel público como privado, si acaso el enfermo reclama falta de efectividad en la prescripción o algún resultado indeseable, directamente al médico y que se resuelve fácilmente entre ellos o con la participación de la CONAMED sin pasar a mayores; en estos casos el médico falta a los principios de lo que podríamos llamar ética de la prescripción, ya que no conoce los efectos indeseables inmediatos o a largo plazo de los fármacos que indica. De conocerlos y si no existe alternativa, debería informar a su paciente y en función del riesgo beneficio juntos decidir si lo prescribe o no. En estos casos más que medicina defensiva, hay falta de preparación y por tanto de principios éticos. La prescripción de medicamentos nuevos para tratar algún padecimiento basándose en la información del laboratorio sin conocer la farmacología del mismo y hacerlo sólo por la novedad, es irresponsable, anti- ético y pone en evidencia la falta de conocimientos. 

El médico asume actitudes defensivas y falta a la ética médica cuando oculta información de exámenes de laboratorio y de gabinete o de intervenciones quirúrgicas que solicitó o realizó y cuyos resultados hacen evidente que se equivocó al solicitarlos o que el diagnóstico preoperatorio no se confirma con los hallazgos quirúrgicos, con mayor razón si lo hace para evitarse reclamos o demandas. 

En algunas circunstancias, sobre todo cuando el médico trabaja para alguna institución del sector salud, y ante el temor a la crítica o la reclamación de su paciente o los familiares, oculta información; en el caso del pronóstico, lo externa objetivamente, en ocasiones cruda y cruel pero verdadera y si es desfavorable o contrario a lo que el paciente esperaba, ocasiona serio impacto afectivo. Ante esta situación, el médico debe informar a su paciente con frecuencia y de la manera más comedida y menos agresiva posible, sin faltar a la verdad y a la ética médica. Es importante en situaciones como la antes referida tener en mente siempre, que habitualmente los pacientes no demandan cuando les va mal, sino cuando están enojados por mal trato o información inadecuada. 

En cuanto a la atención y tratamiento de personas con bajos recursos económicos y deficiente educación, -tan frecuente en nuestro país- estas condiciones no deben ser factor significativo en las decisiones médicas ya que si bien de acuerdo a lo referido en la literatura al respecto, son los “pobres” los que menos demandan al médico, a estas personas como a cualquier otra que se brinde atención médica, ésta debe ser de la mejor calidad y con responsabilidad.20,21 

Alternativas

El interés primordial del médico debe centrase en demostrar sus conocimientos habilidades y actitudes que den como resultado el respeto del paciente y su familia aun frente a un mal resultado, esta es la mejor protección ante las actitudes defensivas y las demandas. 22 

El manejo hábil -con conocimientos y destrezas actualizados y apegados a las normas y guías de la especialidad- y humano de la práctica médica es la mejor forma de manejar el riesgo implícito en el ejercicio de la profesión. 

El médico responsable, se compromete con su capacitación y con la toma de decisiones justas para sus enfermos y para el mismo. 

Cuando los pacientes y sus familiares están molestos por el resultado, pero satisfechos con el trato del médico, son incapaces de poner siquiera un pie en la CONAMED, en el ministerio público o en la oficina de un abogado. Actuar con temor y preocupación exagerada en detrimento del paciente degrada la práctica (el ejercicio) de la medicina. Hay cada vez más literatura en relación al beneficio de aceptar los errores ante el paciente y la comunidad médica. El médico debe actuar de manera honesta para evitar daño al paciente y por lo tanto verse sujeto a una demanda. 23,24 

Conclusiones: 

Algunas prácticas defensivas son adecuadas (¿?) otras modifican la atención del paciente e incrementan los costos a niveles que son éticamente cuestionables. 13,19,25 

Las prácticas defensivas pudieran ser benéficas para la atención del paciente cuando el médico es consciente de sus fallas y riesgos y busca corregirlas mediante:

  • Capacitación y actualización continua.
  • Mejor relación médico-paciente.
  • Uso adecuado de la tecnología.
  • Tratamientos médico-quirúrgicos con indicación precisa. 

Las que pueden modificar la atención del paciente y elevar los costos al enfermo o la institución y volverse éticamente sospechosas son:

  • Mayor referencia de pacientes.
  • Múltiples interconsultas.
  • Uso excesivo de laboratorio y gabinete
  • Cirugías no necesarias
  • Contratación de seguros por mala práctica 

Recomendaciones 

El médico debe aprender a valorar realistamente el riesgo legal de su desempeño profesional y tomar en cuenta el costo emocional, físico y financiero al paciente, antes de emplear medidas defensivas.23,24 

La mejor manera de actuar éticamente y evitar riesgos por el desempeño profesional es ejercer una Medicina Centrada en el Paciente. El ejercer este tipo de medicina resulta complejo y al mismo tiempo sencillo. 

Complejo porque involucra la formación del médico desde su origen familiar y social, en la preparación básica, en la universidad, en su paso por los hospitales, durante su licenciatura o en el posgrado y finalmente en el ejercicio cotidiano de su profesión. Esto quiere decir, que los principios morales y éticos los adquiere durante toda su vida y que la ética médica la aprenderá y aplicará cuando estudie y ejerza la medicina. 

Sencillo porque el actuar éticamente sólo exige honestidad y seriedad, consigo mismo y con su paciente. Para actuar honestamente se requiere tener una preparación básica sólida, actualizarse, capacitarse continuamente y anteponer los derechos y el bienestar del paciente al afán de lucro y frecuentemente al bienestar personal. Actuar siempre con la verdad, aunque esto implique reconocer errores y el riesgo que conlleva. Mantener altos estándares de desempeño, a nivel de médicos generales o especialistas calificados y de las guías o manuales de procedimientos. 26,27,28 

Para terminar, es importante al emitir juicios sobre la actuación del médico, considerarlo como ser humano, que su labor se desarrolla en gran medida en un ámbito de incertidumbre y que la posibilidad de cometer un error no es totalmente evitable. 

Finalmente, tener presentes durante el ejercicio profesional las cartas de los derechos de los pacientes y de los derechos generales de los médicos como lineamientos oficiales propuestos por la Comisión Nacional de Arbitraje Médico: 29 

Decálogo de los Derechos Generales de los Pacientes.

1. Recibir atención Médica adecuada
2. Recibir trato digno y respetuoso
3. Recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz
4. Decidir libremente sobre su atención
5. Otorgar o no su consentimiento válidamente informado
6. Ser tratado con confidencialidad
7. Contar con facilidades para obtener una segunda opinión
8. Recibir atención médica en caso de urgencia
9. Contar con un expediente clínico
10. Ser atendido cuando se inconforme por la atención médica recibida 

Decálogo de los Derechos Generales de los Médicos

1. Ejercer la profesión en forma libre sin presiones de cualquier naturaleza
2. Laborar en instalaciones apropiadas y seguras que garanticen su práctica profesional
3. Tener a su disposición los recursos que requiere su práctica profesional
4. Abstenerse de garantizar resultados en la atención médica
5. Recibir trato respetuoso por parte de los pacientes y sus familiares, así como del personal relacionado con su trabajo profesional
6. Tener acceso a educación médica continua y ser considerado en igualdad de oportunidades para su desarrollo profesional
7. Tener acceso a actividades de investigación y docencia en el campo de su profesión
8. Asociarse para promover sus intereses profesionales
9. Salvaguardar su prestigio profesional
10.Percibir remuneración por los servicios prestados. 

BIBLIOGRAFÍA 

    1. Trancredi LR. The problem of defensive medicine. Science 1978; 200(4344):879-82
    2. Charles SC. Sued and nonsued physician’s self-reported reactions to malpractice litigation. American Journal of Psychiatry 1985; 142(4): 437-40
    3. Zuckerman S. Medical malpractice: claims, legal costs, and the practice of defensive medicine. Health Affairs 1984; 3(3): 128-33.
    4. Weisman CS. Practice changes in response to the malpractice litigation climate. Results of a Maryland physician survery. Medical Care 1989; 27(1): 16-24.
    5. Guarner V. Las operaciones innecesarias en el ejercicio de la cirugía. Un tema de nuestro tiempo con graves implicaciones en la ética médica. Gac Med Mex 2000; 136(2): 183-8
    6. Paredes-Sierra R, Rivero S.O. Medicina Defensiva. En : Arbitraje Médico. Análisis de 100 casos . JGH Editores. México, 2000. pp. 89-91
    7. Summerton N. Trends in negative defensive medicine within general practice. Br J Gen Pract 2000; 50(456): 565-6
    8. http://amfem.edu.mex/sept 2002
    9. José MV Transición demográfica y epidemiológica Problemas para la Investigación. Salud Pública Mex. 1989; 31: 196-205
    10. http://www.inegi.gob.mex/estadisticas/enero 2003
    11. Urbina FM. Población y Salud: en El Ejercicio Actual de la Medicina. Ed. Siglo XXI Mex. Oct 2000 isbn 968-36-81-409.
    12. Lifshitz A. El médico ante los avances de la comunicación. En El Ejercicio Actual de la Medicina. Ed. Siglo XXI. Mex. Oct 2000. isbn 968-36-81-40-9.
    13. Decaí ML. Is the defensive use of diagnostic tests good for patients, or bad? Med Decis Making 1998; 18(1): 19-28
    14. Vilar PP. Tenorio F. Impacto de la tecnología en el ejercicio de la Medicina moderna. En: El Ejercicio Actual de la Medicina. Ed. Siglo XXI Mex. Oct 2000. isbn 968-36-81-40-9.
    15. Feldman DS. Effects of Managed Care on Physician-Patient Relationships, Quality of Care, and the Ethical Practice of Medicine: A Physician Survery. American Medical Association 1998; 158(15): 1626-1632.
    16. Bursztajin HJ. A New Resource for Managing Malpractice Risks in Managed Care. American Medical Association 1996; 156(18): 2057-2063.
    17. Hall RC. Ethical and legal implications of managed care. Gen Hosp Psychiarty 1997; 19(3): 200-8.
    18. Erder EL. Reviews and Notes: Ethics: Standard of Care: The Law of American Bioethics. Ann Interm Med 1994; 120(5): 448.
    19. De Ville K. Act first look up the law afterward?: medical malpractice and the ethics of defensive medicine. Theor Med Bioeth 1998; 19(6): 569-89.
    20. Vincent C. Why do people sue doctors? A study of patients and relatives taking legal action. Lancet 1994; 343(8913): 1609-13.
    21. Burstin HR. Do the poor sue more? A case-control study of malpractice claims and socioeconomic status. JAMA 1993; 270(14): 1697-701.
    22. Secker-Walker J. Risk in clinical care. Nurs Manage 1997; 3(9): 22-23.
    23. Kraman SS. Risk Management: Extreme Honesty May Be the Best Policy. Ann Intern Med 1999; 13(12): 963-967.
    24. Rosner FMD. Disclosure and Prevention of Medical Errors. Arch Intern Med 2000; 160(14): 2089-2092.
    25. Summerton N. Positive and Negative Factors in Defensive Medicine: A Questionnaire Study of General Practitioners. BMJ 1995; 310(6971): 27-29.
    26. Smith DH. How to be a Good Doctor in the 1990s: Stand and Deliver. Am J Obstet Gynecol 1994; 170(6): 1724-1728.
    27. McQuade JS. The medical malpractice crisis-reflections on the alleged causes and proposed cures: discussion paper. Journal of the Royal Society of Med 1991; 84(7): 408-11
    28. Reducing Legal Risk by Practicing Patient-Centered Medicine. Arch Intern Med 2002; 162: 1217-1219.
    29. http://www.conamed.gob.mx/enero 2003 

* Profesor de Asignatura Definitivo Facultad de Medicina FES Iztacala UNAM 

  • 1.- Progreso, que ha tenido efectos favorables y desfavorables: entre los primeros está, por una parte, la mejoría en la calidad y oportunidad de la atención médica, derivada de la disponibilidad de procedimientos diagnóstico-terapéuticos más exactos y menos invasivos; entre los segundos -desfavorables- podríamos citar el distanciamiento entre el médico y su enfermo, la fragmentación en super-especialidades y el encarecimiento de la medicina. 7
  • 2.- A la fecha son aproximadamente 80 en el país, de las cuales 62 están afiliadas a la Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina (AMFEM), 25 han sido acreditadas por 5 años, 11 están en proceso de dictamen, 24 en autoevaluación y 2 están en trámites de afiliación, esto hace un total de 62, lo que deja alrededor de 20 trabajando en la “ilegalidad” (¿antiética?) Fuente: AMFEM Septiembre 2002 Ref. 8
  • 3.- Relación que se vuelve perversa cuando intervienen terceros ajenos que hacen pensar al paciente que el resultado desfavorable se debe a mala práctica y no a la evolución natural de la enfermedad; se enrarece aún mas cuando este tercero es un abogado que aconseja exigir indemnización.
  • 4.- En 1999 la DGP tenía registrados 208,765 médicos y la ANUIES publicó en su anuario estadístico de 1998 que egresaban 7,597 médicos de las escuelas y facultades del país cada año, de los cuales se titulan 5,107. Ref.10

Link: http://www.facmed.unam.mx/sms/seam2k1/2003/ponencia_sep_2k3.htm

 

 

Imagen de System Administrator

Medicina y heroísmo

de System Administrator - domingo, 19 de octubre de 2014, 13:40
 

Fotoentrevista al Dr. Carlos Tajer

"Todo lo que sea heroico en medicina es solo un indicio de pésima organización"

Fuente: IntraMed 

Uno de los cardiólogos más destacados del país, respetado por sus pares y por la comunidad. Su trayectoria personal lo ha convertido en una autoridad en la medicina científica y en el estudio sistemático de los aspectos humanos y narrativos de la profesión.
 

El Dr. Carlos Tajer ha sido durante décadas una referencia obligada para la formación de los cardiólogos argentinos. Sus clases, sus ya "clásicos" libros y su permanente actividad asistencial lo han constituido en un modelo a seguir.Un hombre capaz de llevarnos de la mano por los intrincados laberitnos de la metodología de la investigación y de desentrañar los íntimos mecanismos que vinculan emociones y corazón o el pensamiento de Baruch Spinoza. Ha introducido en el duro escenario de los cuidados intensivos cardiológicos el abordaje humanizador del enfermo y las nuevas ideas acerca de la Medicina Narrativa. Intenso y polifacético. Vale la pena conocerlo y escuchar con atención sus siempre profundas reflexiones. 

Datos biográficos: El Dr. Carlos Tajer es médico cardiólogo clínico, con una larga trayectoria de trabajo en Unidad de Cuidados Intensivos Coronarios, investigación clínica y formación de residentes. Es autor de numerosos artículos de investigación y de libros de amplia difusión en la especialidad tanto en Argentina como en otros países de habla hispana: "Evidencias en Cardiología"  en su séptima edición, "El corazón Enfermo" y "La medicina del nuevo siglo: evidencias, narrativa, redes sociales y desencuentro médico-paciente" y el "Manual de ensayos clínicos y estadística". Ha dictado numerosas conferencias sobre la temática de las enfermedades del corazón y las emociones con fuerte repercusión, despertando polémicas y apasionamientos. Director de GEDIC, ex director de la revista de la Sociedad Argentina de Cardiología y actual presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología. Profesionalmente se desempeña como Jefe del Departamento Cardiovascular del Hospital de Alta complejidad en Red El Cruce-Nestor Kirchner y jefe de Cardiología del Instituto Alexander Fleming. 

Link: http://www.intramed.net

Imagen de System Administrator

Missteps to Avoid When Communicating Electronically with Patients

de System Administrator - viernes, 22 de agosto de 2014, 16:42
 

Five Missteps to Avoid When Communicating Electronically with Patients

By Aubrey Westgate

Communicating electronically with patients is fast and easy, but it comes with some big risks. 

Here, Robin Diamond, MSN, JD, RN, senior vice president and chief patient safety officer for medical malpractice insurer The Doctors Company, identifies five things physicians should not do when communicating to patients using electronic communications.

Please view the slides in PDF format (attached whitepaper).

Link: http://www.physicianspractice.com

 

Imagen de System Administrator

Mobile tech in treating mental health issues

de System Administrator - martes, 12 de agosto de 2014, 23:31
 

The role of mobile tech in treating mental health issues

By Emily Poe

Studies back its efficacy

As we mentioned last month, most smartphone users want to interact with their physician using a mobile device or smartphone. Given the potential for the mishandling of sensitive information, there are a few privacy obstacles to overcome before such a thing becomes common practice, but consumer interest is there.

Arranging a doctor appointment or checking insurance benefits are a couple of low-risk ways patients can engage with the healthcare supply chain via mobile without putting too much of their personal data at risk. Now, the Guardian's Conor Farrington wonders if mobile technology can also be used to offer people better access to mental health treatment.

"[M]any existing capacities of tablets, smartphones and even 'dumbphones' can be repurposed to serve diagnostic, monitoring, and therapeutic functions," explains Farrington. "At the lower end of the scale, researchers at Oxford and elsewhere have shown that SMS and voice-calls can be used to assess mental health status, deliver talking therapies (eg cognitive behavioural therapy) and stimulate behavioural change."

Farrington notes that tablets and smartphones on the higher end of the technology spectrum are even better equipped to assist in the diagnosis and treatment of mental health issues--"for instance through multimedia apps, [that] draw on a wider range of sensors and capacities--eg accelerometers, GPS and camera--to generate richer data and smarter interventions," he says.

 

study published last year in the Journal of Medical Internet Research reviewed a series of mobile apps aimed at people struggling with depression, anxiety and substance abuse. Researchers found a "significant reduction" in the symptoms of people who used the apps, concluding that "mental health apps have the potential to be effective and may significantly improve treatment accessibility. However, the majority of apps that are currently available lack scientific evidence about their efficacy."

The idea is not without hurdles that, again, relate back to privacy issues. Of equal importance is ensuring that the use of mobile apps, smartphones and tablets don't remove the human element from mental health treatment plans.

For more:
- read the article about technology and mental health
- read the study about the use of mobile apps to treat mental health issues
- get statistics about the prevalence of mental health issues in the U.S.

Related Articles:

Link: http://www.fiercemobileit.com

Imagen de System Administrator

Mobile Workflows Enhance Health Care at Pediatric Associates

de System Administrator - martes, 1 de septiembre de 2015, 18:06
 

Mobile Workflows Enhance Health Care at Pediatric Associates

Greenway PrimeMOBILE,* Windows* 8, and Intel®-based tablets help improve information access, collaboration, and productivity.

"The key advantage is the speed at which I can get in and get the information I need to take care of my patients."

Pediatric Associates Inc., PS (PA) is maximizing its investments in electronic health records (EHRs) by adding PrimeMOBILE* for Windows* 8 and Intel®-based tablets to its digital tool set. In enhancing mobile workflows, the solution helps PA deliver more collaborative care, increase efficiency, and relieve stress for providers. PrimeMOBILE for Windows 8 also improves management and security and lets users access all their Windows applications from a single device.

Please read the attached whitepaper.


Página:  1  2  (Siguiente)
  TODAS